Dr. Martin Luther BIBLE
© DrMartinLuther.info by John Biermanski, Germany 2020 - DATENSCHUTZERKLÄRUNG - IMPRESSUM - old webside: www.sabbat.biz

¿Conoces en

realidad al

Dios de la

Biblia?

El Espíritu Santo

Jesús   dijo   que   el   Espíritu   Santo   “procede   del Padre”   (Juan   15:26).   El   Espíritu   Santo   es   el Espíritu   del   Padre,   y   él   nos   envía   su   Espíritu por    medio    de    su    Hijo    Jesucristo.    Pablo    lo expresó   de   esta   manera:   “Nos   salvó,   no   por obras   de   justicia   que   nosotros   hubiéramos hecho,    sino    por    su    misericordia,    por    el lavamiento    de    la    regeneración    y    por    la renovación    en    el    Espíritu    Santo,    el    cual derramó   en   nosotros   abundantemente   por Jesucristo   nuestro   Salvador”   (Tito   3:5   y   6). En     este     proceso,     ganamos     el     beneficio adicional    de    recibir    el    Espíritu    de    Cristo, que    fue    “tentado    en    todo    según    nuestra semejanza,”   y   “es   poderoso   para   socorrer   á los   que   son   tentados”   (Hebreos   4:15;   2:18). Encontramos    esta    verdad    proclamada    en Gálatas   4:6:   “Y   por   cuanto   sois   hijos,   Dios envió    el    Espíritu    de    su    Hijo    en    vuestros corazones,    el    cual    clama:    Abba,    Padre”. Cuando   recibimos   el   don   del   Espíritu   Santo, recibimos   tanto   el   Espíritu   del   Padre   como el   Espíritu   de   Cristo   (Romanos   8:9-11),   no un     tercer     ser     o     una     tercera     persona, separada y distinta del Padre y su Hijo.

Romanos 8:9-11

“Mas vosotros no sois en la carne, sino en el Espíritu, por cuanto el Espíritu de YAHWEH mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu del Mesías, el tal no es de él. Pero si el Mesías está en vosotros, el cuerpo a la verdad es muerto a causa del pecado; mas el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu [el Espíritu de YAHWEH] de aquel que levantó de los muertos a Yahshua mora en vosotros, el que levantó a Yahshua el Mesías de los muertos, vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.”

Resumen

La    idea    de    un    Dios    en    tres    personas    es contraria   a   la   Escritura,   son   importar   cuál teoría      sea      promovida      para      tratar      de armonizar    estas    ideas    contradictorias.    El modalismo,    el    unitarismo,    el    trinitarismo ortodoxo,       y       el       triteísmo       so       todos igualmente   peligrosos   porque   todos   niegan las      verdades      bíblicas      que      Cristo      es verdaderamente     el     Hijo     de     Dios     y     que realmente   murió   por   nuestros   pecados.   La aceptación   católica   de   la   generación   eterna del     Hijo     es     simplemente     un     intento     a armonizar   la   verdad   bíblica   de   que   Cristo es    el    unigénito     Hijo    de    Dios    con    la    falsa teroría   de   que   es   de   la   misma   edad   que   su Padre.      Ni      es      bíblico,      ni      tampoco      es consistente   con   la   razón.   Suprime   a   Cristo como    Hijo    tan    completamente    como    el modalismo,    el    unitarimos,    o    el    triteísmo. Hay      muchos      otros      aspectos      que      son afectados   cuando   uno   acepta   estas   falsas teorías,   pero   la   más   importantes   continúan siendo   la   de   Cristo   como   Hijo,   y   su   muerte, porque      afectan      directamente      nuestra relación   con   Dios   y   nuestra   capacidad   para tener    comunión    con    él    y    su    Hijo    como personas   reales.   La   naturaleza   de   Cristo   en su    encarnación    es    también    severamente afectada,     juntamente     con     la     expiación hecha por nuestros pecados.
Estas     falsas     teorías     acerca     de     Dios     dejan     a     sus adherentes,    cuando    mucho,    con    lo    mejor    de    una imagen   superficial   del   amor   de   Dios   que   es   incapaz   de permitirles   tener   el   profundo   y   genuino   amor   hacia Dios       que       pueda       soportar       toda       adversidad, especialmente   el   conflicto   sobre   la   marca   de   la   bestia, a la que todos nos enfrentaremos muy pronto. Me    gustaría    que    pensaras    en    algo.    Ni    siquiera    los trinitarios,   cuando   buscan   conversos   del   mundo,   usan la     doctrina     de     la     Trinidad     para     convertir     al     los pecadores,    sino    que    usan    lo    que    ellos    llaman    una herejía,    porque    saben    que    tiene    más    poder    para convertir   gente   que   su   amada   doctrina   de   laTrinidad. Las   iglesias   trinitarias   alrededor   del   mundo   les   dirán   a los   pecadores   que   Dios   los   ama   tanto   que   dio   a   su   Hijo para   morir   por   sus   pecados.   Esto   alcanza   los   corazones de   conversos   potenciales   y   les   da   poder   en   sus   vidas para    vencer    el    pecado.    Sin    embargo,    tristemente, despúes   de   que   se   convierten   y   van   a   la   iglesia,   se   les dice   que   Jesús   {Yahshua}   no   es   realmente   el   Hijo   de Dios,   sino   que   es   la   segunda   persona   de   la   Trinidad,   y que   el   Hijo   no   podría   morir   por   sus   pecados,   porque Dios   no   puede   morir.   De   esta   manera,   la   verdad   que les     dio     poder     en     el     comienzo     es     efectivamente eliminada,   dejándolos   con   una   forma   de   piedad   pero sin el poder. [...] Muchas   personas   tienen   un   falso   concepto   de   Dios, que   niega   la   verdadera   relación   de   Hijo   y   la   muerte completa    de    Cristo.    No    importa    con    cuánta    fuerza trate   una   persona   de   amar   a   un   dios   como   éste,   nunca podrá    amarlo    con    todo    su    corazón,    alma,    fuerza,    y mente.   Esto   es   verdad   porque   el   amor   de   Dios   está mal   representado   por   todas   las   falsas   teirías   acerca   de él,   y   sólo   podemos   amarlo   si   primero   contemplamos su   amor   por   nosotros,   como   dijo   Juan:   “Nosotros   le amamos, porque Él nos amo primero.” (1Juan 4:19). […] La   Biblia   dice:   2   Corintios   3:18.   Si   contemplamos   a   un dios     que     sólo     nos     ama     lo     suficiente     como     para desempeñar   un   papel,   para   hacer   ver   que   es   alguien que   no   es,   entonces   lo   amaremos   sólo   lo   suficiente como   para   desempeñar   un   papel,   para   hacer   ver   que somos cristianos, cuando en realidad no lo somos. Recuerden    que    ninguna    mentira    es    inofensiva,    no importa   con   cuánta   inocencia   es   creída.   Pablo   escribió que   los   que   “creen   una   mentira”   serán   “condenados todos    los    que    no    creyeron    a    la    verdad,    sino    que    se complacieron   en   la   injusticia”   (2Tesalonicenses   2:11   y 12).   También,   hay   que   tener   presente   que   la   mayoría rara    vez    tiene    razón    en    asuntos    religiosos.    Jesús {Yahshua}     dijo:     “Porque     ancha     es     la     puerta,     y espacioso   el   camino   que   lleva   a   lo   perdición,   y   muchos son    los    que    entran    por    ella;    porque    estrecha    es    la puerta,   y   angosto   el   camino   que   lleva   a   la   vida,   y   pocos son   los   que   la   hallan.”   (Mateo   7:13   y   14).   Los   concilios de   hombres,   y   los   credos   de   hechura   humana   que   tan a   menudo   son   valorados   por   los   cristianos,   no   son   las normas     por     las     cuales     determinamos     la     verdad. Solamente     hay     una     norma,     y     una     sola,     en     que podemos   confiar   como   una   guía   infalible   para   hallar   la verdad,    y    ésta    es    la    palabra    de    Dios.    No    debemos confiar    en    el    hombre    para    guiarnos    a    la    verdad, porque    Dios    dijo:    “Porque    los    gobernadores    de    este pueblo   son   engañadores,   y   sus   gobernados   se   pierden” (Isaías 9:16). Oro   para   que   te   aferres   firmemente   a   la   verdad   de   la Biblia,   pues   “sólo   hay   un   Dios   {Elohim},   el   Padre”   y   “un Señor    Jesucristo    {Yahshua    el    Mesías}”,    que    es    “el unigénito   Hijo   de   Dios”,   que   “procedió   de”   y   “vino   del Padre”     “antes     de     los     collados”,     que     “murió     por nuestros   pecados   de   acuerdo   con   las   Escrituras”,   y   “el Padre...   le   levantó   de   los   muertos”.   Oro   para   que   tu también   creas   la   verdad   de   que   el   Espíritu   Santo   es   “el Espíritu   Santo   de   Dios”,   el   cual   “procede   del   Padre”   y es     enviado     a     nosotros     “por     medio     de     Jesucristo {Yahshua   el   Mesías}”.   (1Corintios   8:6;   Juan   3:18;   8:42;   y 16:27;    Proverbios    8:25;    1Corontios    15:3;    Gálatas    1:1; Efesios 4:30; Juan 15:26; Tito 3:5 y 6). de:   “El   amor   de   Dios   en   tela   de   Juicio,”   Lynnford   Beachy, págs. 18, 19, 44 y 45
Dr. Martin Luther BIBLE

¿Conoces en

realidad al Dios de

la Biblia?

El Espíritu Santo

Jesús    dijo    que    el    Espíritu    Santo    “procede    del    Padre”    (Juan 15:26).   El   Espíritu   Santo   es   el   Espíritu   del   Padre,   y   él   nos   envía su   Espíritu   por   medio   de   su   Hijo   Jesucristo.   Pablo   lo   expresó   de esta   manera:   “Nos   salvó,   no   por   obras   de   justicia   que   nosotros hubiéramos   hecho,   sino   por   su   misericordia,   por   el   lavamiento de   la   regeneración   y   por   la   renovación   en   el   Espíritu   Santo,   el cual    derramó    en    nosotros    abundantemente    por    Jesucristo nuestro   Salvador”   (Tito   3:5   y   6).   En   este   proceso,   ganamos   el beneficio    adicional    de    recibir    el    Espíritu    de    Cristo,    que    fue “tentado   en   todo   según   nuestra   semejanza,”   y   “es   poderoso para    socorrer    á    los    que    son    tentados”    (Hebreos    4:15;    2:18). Encontramos   esta   verdad   proclamada   en   Gálatas   4:6:   “Y   por cuanto   sois   hijos,   Dios   envió   el   Espíritu   de   su   Hijo   en   vuestros corazones,   el   cual   clama:   Abba,   Padre”.   Cuando   recibimos   el don   del   Espíritu   Santo,   recibimos   tanto   el   Espíritu   del   Padre como   el   Espíritu   de   Cristo   (Romanos   8:9-11),   no   un   tercer   ser   o una tercera persona, separada y distinta del Padre y su Hijo.

Romanos 8:9-11

“Mas vosotros no sois en la carne, sino en el Espíritu, por cuanto el Espíritu de YAHWEH mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu del Mesías, el tal no es de él. Pero si el Mesías está en vosotros, el cuerpo a la verdad es muerto a causa del pecado; mas el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu [el Espíritu de YAHWEH] de aquel que levantó de los muertos a Yahshua mora en vosotros, el que levantó a Yahshua el Mesías de los muertos, vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.”

Resumen

La   idea   de   un   Dios   en   tres   personas   es   contraria   a   la   Escritura, son     importar     cuál     teoría     sea     promovida     para     tratar     de armonizar     estas     ideas     contradictorias.     El     modalismo,     el unitarismo,   el   trinitarismo   ortodoxo,   y   el   triteísmo   so   todos igualmente     peligrosos     porque     todos     niegan     las     verdades bíblicas   que   Cristo   es   verdaderamente   el   Hijo   de   Dios   y   que realmente   murió   por   nuestros   pecados.   La   aceptación   católica de   la   generación   eterna   del   Hijo   es   simplemente   un   intento   a armonizar   la   verdad   bíblica   de   que   Cristo   es   el   unigénito    Hijo de   Dios   con   la   falsa   teroría   de   que   es   de   la   misma   edad   que   su Padre.   Ni   es   bíblico,   ni   tampoco   es   consistente   con   la   razón. Suprime    a    Cristo    como    Hijo    tan    completamente    como    el modalismo,   el   unitarimos,   o   el   triteísmo.   Hay   muchos   otros aspectos   que   son   afectados   cuando   uno   acepta   estas   falsas teorías,   pero   la   más   importantes   continúan   siendo   la   de   Cristo como   Hijo,   y   su   muerte,   porque   afectan   directamente   nuestra relación   con   Dios   y   nuestra   capacidad   para   tener   comunión con   él   y   su   Hijo   como   personas   reales.   La   naturaleza   de   Cristo en      su      encarnación      es      también      severamente      afectada, juntamente con la expiación hecha por nuestros pecados.
Estas    falsas    teorías    acerca    de    Dios    dejan    a    sus    adherentes, cuando    mucho,    con    lo    mejor    de    una    imagen    superficial    del amor   de   Dios   que   es   incapaz   de   permitirles   tener   el   profundo   y genuino   amor   hacia   Dios   que   pueda   soportar   toda   adversidad, especialmente   el   conflicto   sobre   la   marca   de   la   bestia,   a   la   que todos nos enfrentaremos muy pronto. Me   gustaría   que   pensaras   en   algo.   Ni   siquiera   los   trinitarios, cuando   buscan   conversos   del   mundo,   usan   la   doctrina   de   la Trinidad   para   convertir   al   los   pecadores,   sino   que   usan   lo   que ellos   llaman   una   herejía,   porque   saben   que   tiene   más   poder para   convertir   gente   que   su   amada   doctrina   de   laTrinidad.   Las iglesias     trinitarias     alrededor     del     mundo     les     dirán     a     los pecadores   que   Dios   los   ama   tanto   que   dio   a   su   Hijo   para   morir por    sus    pecados.    Esto    alcanza    los    corazones    de    conversos potenciales   y   les   da   poder   en   sus   vidas   para   vencer   el   pecado. Sin   embargo,   tristemente,   despúes   de   que   se   convierten   y   van a   la   iglesia,   se   les   dice   que   Jesús   {Yahshua}   no   es   realmente   el Hijo   de   Dios,   sino   que   es   la   segunda   persona   de   la   Trinidad,   y que   el   Hijo   no   podría   morir   por   sus   pecados,   porque   Dios   no puede   morir.   De   esta   manera,   la   verdad   que   les   dio   poder   en   el comienzo    es    efectivamente    eliminada,    dejándolos    con    una forma de piedad pero sin el poder. [...] Muchas   personas   tienen   un   falso   concepto   de   Dios,   que   niega la   verdadera   relación   de   Hijo   y   la   muerte   completa   de   Cristo. No   importa   con   cuánta   fuerza   trate   una   persona   de   amar   a   un dios    como    éste,    nunca    podrá    amarlo    con    todo    su    corazón, alma,   fuerza,   y   mente.   Esto   es   verdad   porque   el   amor   de   Dios está   mal   representado   por   todas   las   falsas   teirías   acerca   de   él, y   sólo   podemos   amarlo   si   primero   contemplamos   su   amor   por nosotros,   como   dijo   Juan:   “Nosotros   le   amamos,   porque   Él   nos amo primero.” (1Juan 4:19). […] La   Biblia   dice:   2   Corintios   3:18.   Si   contemplamos   a   un   dios   que sólo   nos   ama   lo   suficiente   como   para   desempeñar   un   papel, para     hacer     ver     que     es     alguien     que     no     es,     entonces     lo amaremos   sólo   lo   suficiente   como   para   desempeñar   un   papel, para   hacer   ver   que   somos   cristianos,   cuando   en   realidad   no   lo somos. Recuerden   que   ninguna   mentira   es   inofensiva,   no   importa   con cuánta   inocencia   es   creída.   Pablo   escribió   que   los   que   “creen una   mentira”   serán   “condenados   todos   los   que   no   creyeron   a la     verdad,     sino     que     se     complacieron     en     la     injusticia” (2Tesalonicenses   2:11   y   12).   También,   hay   que   tener   presente que    la    mayoría    rara    vez    tiene    razón    en    asuntos    religiosos. Jesús   {Yahshua}   dijo:   “Porque   ancha   es   la   puerta,   y   espacioso el   camino   que   lleva   a   lo   perdición,   y   muchos   son   los   que   entran por   ella;   porque   estrecha   es   la   puerta,   y   angosto   el   camino   que lleva   a   la   vida,   y   pocos   son   los   que   la   hallan.”   (Mateo   7:13   y   14). Los   concilios   de   hombres,   y   los   credos   de   hechura   humana   que tan    a    menudo    son    valorados    por    los    cristianos,    no    son    las normas   por   las   cuales   determinamos   la   verdad.   Solamente   hay una   norma,   y   una   sola,   en   que   podemos   confiar   como   una   guía infalible   para   hallar   la   verdad,   y   ésta   es   la   palabra   de   Dios.   No debemos    confiar    en    el    hombre    para    guiarnos    a    la    verdad, porque   Dios   dijo:   “Porque   los   gobernadores   de   este   pueblo   son engañadores, y sus gobernados se pierden” (Isaías 9:16). Oro   para   que   te   aferres   firmemente   a   la   verdad   de   la   Biblia, pues    “sólo    hay    un    Dios    {Elohim},    el    Padre”    y    “un    Señor Jesucristo   {Yahshua   el   Mesías}”,   que   es   “el   unigénito   Hijo   de Dios”,    que    “procedió    de”    y    “vino    del    Padre”    “antes    de    los collados”,   que   “murió   por   nuestros   pecados   de   acuerdo   con   las Escrituras”,   y   “el   Padre...   le   levantó   de   los   muertos”.   Oro   para que   tu   también   creas   la   verdad   de   que   el   Espíritu   Santo   es   “el Espíritu    Santo    de    Dios”,    el    cual    “procede    del    Padre”    y    es enviado    a    nosotros    “por    medio    de    Jesucristo    {Yahshua    el Mesías}”.   (1Corintios   8:6;   Juan   3:18;   8:42;   y   16:27;   Proverbios 8:25;   1Corontios   15:3;   Gálatas   1:1;   Efesios   4:30;   Juan   15:26;   Tito 3:5 y 6). de:   “El   amor   de   Dios   en   tela   de   Juicio,”   Lynnford   Beachy,   págs. 18, 19, 44 y 45
© DrMartinLuther.info by John Biermanski, Germany 2020  - DATENSCHUTZERKLÄRUNG - IMPRESSUM - old webside: www.sabbat.biz