Dr. Martin Luther BIBLE
© DrMartinLuther.info by John Biermanski, Germany 2020 - DATENSCHUTZERKLÄRUNG - IMPRESSUM - old webside: www.sabbat.biz

La Iglesia Católica

Romana

El Conflicto de los Siglos, E. G. White,

págs. 574, 575

„La   teoría   según   la   cual   nada   importa   lo   que   los   hombres creen,   es   uno   de   los   engaños   que   más   éxito   da   a   Satanás. Bien   sabe   él   que   la   verdad   recibida   con   amor   santifica   el alma    del    que    la    recibe;    de    aquí    que    trate    siempre    de substituirla    con    falsas    teorías,    con    fábulas    y    con    otro evangelio.    Desde    un    principio    los    siervos    de    Dios    han luchado    contra    los    falsos    maestros,    no    sólo    porque    eran hombres    viciosos,    sino    porque    inculcaban    errores    fatales para   el   alma.   Elías,   Jeremías   y   Pablo   se   opusieron   firme   y valientemente   a   los   que   estaban   apartando   a   los   hombres de   la   Palabra   de   Dios.   Ese   género   de   liberalidad   que   mira como   cosa   de   poca   monta   una   fe   religiosa   clara   y   correcta, no   encontró   aceptación,   entre   aquellos   santos   defensores de    la    verdad.    Las    interpretaciones    vagas    y    de    las    Santas Escrituras,    así    como    las    muchas    teorías    contradictorias respecto   a   la   fe   religiosa,   que   se   advierten   en   el   mundo cristiano,   son   obra   de   nuestro   gran   adversario,   que   trata   así de   confundir   las   mentes   de   suerte   que   no   puedan   descubrir la verdad. Con    el    fin    de    sostener    doctrinas    erróneas    o    prácticas anticristianas,   hay   quienes   toman,   pasajes   de   la   Sagrada Escritura   aislados   del   contexto,   no   citan   tal   vez   más   que   la mitad    de    un    versículo    para    probar    su    idea,    y    dejan    la segunda     mitad     que     quizá     hubiese     probado     todo     lo contrario.   Con   la   astucia   de   la   serpiente   se   encastillan   tras declaraciones     sin     ilación,     entretejidas     de     manera     que favorezcan   sus   deseos   carnales.   Es   así   como   gran   número de   personas   pervierten   con   propósito   deliberado   la   Palabra de   Dios.   Otros,   dotados   de   viva   imaginación,   toman   figuras y    símbolos    de    las    Sagradas    Escrituras    y    los    interpretan según   su   capricho,   sin   parar   mientes   en   que   la   Escritura declara    ser    su    propio    intérprete;    y    luego    presentan    sus extravagancias   como   enseñanzas   de   la   Biblia.   Siempre   que uno   se   da   al   estudio   de   las   Escrituras   sin   estar   animado   de un   espíritu   de   oración   y   humildad,   susceptible   de   recibir enseñanza,   los   pasajes   más   claros   y   sencillos,   como   los   más difíciles,    serán    desviados    de    su    verdadero    sentido.    Los dirigentes   papales   escogen   en   las   Sagradas   Escrituras   los pasajes     que     mejor     convienen     a     sus     propósitos,     los interpretan   a   su   modo   y   los   presentan   luego   al   pueblo   a quien   rehusan   al   mismo   tiempo   el   privilegio   de   estudiar   la Biblia   y   de   entender   por   sí   mismos   sus   santas   verdades. Toda   la   Biblia   debería   serle   dada   al   pueblo   tal   cual   es.   Más valiera    que    éste    no    tuviese    ninguna    instrucción    religiosa antes   que   recibir   las   enseñanzas   de   las   Santas   Escrituras groseramente desnaturalizadas.“

El Conflicto de los Siglos, págs. 625-627

„La     iglesia     católica     romana,     al     unir     las     formas     del paganismo    con    las    del    cristianismo,    y    al    presentar    el carácter   de   Dios   bajo   falsos   colores,   como   lo   presentaba   el paganismo,      recurrió      a      prácticas      no      menos      crueles, horrorosas    y    repugnantes.    En    tiempo    de    la    supremacía romana,   había   instrumentos   de   tortura   para   obligar   a   los hombres   a   aceptar   sus   doctrinas.   Existía   la   hoguera   para   los que   no   querían   hacer   concesiones   a   sus   exigencias.   Hubo horribles     matanzas     de     tal     magnitud     que     nunca     será conocida   hasta   que   sea   manifestada   en   el   día   del   juicio. Dignatarios   de   la   iglesia,   dirigidos   por   su   maestro   Satanás, se   afanaban   por   idear   nuevos   refinamientos   de   tortura   que hicieran   padecer   lo   indecible   sin   poner   término   a   la   vida   de la   víctima.   En   muchos   casos   el   proceso   infernal   se   repetía hasta    los    límites    extremos    de    la    resistencia    humana,    de manera    que    la    naturaleza    quedaba    rendida    y    la    víctima suspiraba por la muerte como por dulce alivio. Si   deseamos   comprender   la   resuelta   crueldad   de   Satanás, manifestada    en    el    curso    de    los    siglos,    no    entre    los    que jamás   oyeron   hablar   de   Dios,   sino   en   el   corazón   mismo   de   la cristiandad   y   por   toda   su   extensión,   no   tenemos   más   que echar   una   mirada   en   la   historia   del   romanismo.   Por   medio de   ese   gigantesco   sistema   de   engaño,   el   príncipe   del   mal consigue    su    objeto    de    deshonrar    a    Dios    y    de    hacer    al hombre    miserable.    Y    si    consideramos    lo    bien    que    logra enmascararse   y   hacer   su   obra   por   medio   de   los   jefes   de   la iglesia,     nos     daremos     mejor     cuenta     del     motivo     de     su antipatía   por   la   Biblia.   Siempre   que   sea   leído   este   libro,   la misericordia    y    el    amor    de    Dios    saltarán    a    la    vista,    y    se echará   de   ver   que   Dios   no   impone   a   los   hombres   ninguna   de aquellas   pesadas   cargas.   Todo   lo   que   él   pide   es   un   corazón contrito y un espíritu humilde y obediente. Cristo   no   dio   en   su   vida   ningún   ejemplo   que   autorice   a   los hombres     y     mujeres     a     encerrarse     en     monasterios     so pretexto    de    prepararse    para    el    cielo.    Jamás    enseñó    que debían   mutilarse   los   sentimientos   de   amor   y   simpatía.   El corazón    del    Salvador    rebosaba    de    amor.    Cuanto    más    se acerca   el   hombre   a   la   perfección   moral,   tanto   más   delicada es    su    sensibilidad,    tanto    más    vivo    su    sentimiento    del pecado   y   tanto   más   profunda   su   simpatía   por   los   afligidos. El     papa     dice     ser     el     vicario     de     Cristo;     ¿pero     puede compararse   su   carácter   con   el   de   nuestro   Salvador?   ¿Vióse jamás   a   Cristo   condenar   hombres   a   la   cárcel   o   al   tormento porque   se   negaran   a   rendirle   homenaje   como   Rey   del   cielo? ¿Acaso    se    le    oyó    condenar    a    muerte    a    los    que    no    le aceptaban?   Cuando   fue   menospreciado   por   los   habitantes de    un    pueblo    samaritano,    el    apóstol    Juan    se    llenó    de indignación    y    dijo:    "Señor,    ¿quieres    que    mandemos    que descienda   fuego   del   cielo,   y   los   consuma,   como   hizo   Elías?" Jesús   miró   a   su   discípulo   con   compasión   y   le   reprendió   por su   aspereza,   diciendo:   "El   Hijo   del   hombre   no   ha   venido   para perder   las   almas   de   los   hombres,   sino   para   salvarlas."   (S. Lucas   9:   54,   56.)   ¡Cuán   diferente   del   de   su   pretendido   vicario es el espíritu manifestado por Cristo!“

El Conflicto de los Siglos, págs. 627,

628

„La    iglesia    católica    le    pone    actualmente    al    mundo    una cara    apacible,    y    presenta    disculpas    por    sus    horribles crueldades.   Se   ha   puesto   vestiduras   como   las   de   Cristo; pero    en    realidad    no    ha    cambiado.    Todos    los    principios formulados   por   el   papismo   en   edades   pasadas   subsisten en   nuestros   días.   Las   doctrinas   inventadas   en   los   siglos más     tenebrosos     siguen     profesándose     aún.     Nadie     se engañe.   El   papado   que   los   protestantes   están   ahora   tan dispuestos   a   honrar,   es   el   mismo   que   gobernaba   al   mundo en   tiempos   de   la   Reforma,   cuando   se   levantaron   hombres de    Dios    con    peligro    de    sus    vidas    para    denunciar    la iniquidad     de     él.     El     romanismo     sostiene     las     mismas orgullosas   pretensiones   con   que   supo   dominar   sobre   reyes y    príncipes    y    arrogarse    las    prerrogativas    de    Dios.    Su espíritu   no   es   hoy   menos   cruel   ni   despótico   que   cuando destruía    la    libertad    humana    y    mataba    a    los    santos    del Altísimo.    El    papado    es    precisamente    lo    que    la    profecía declaró    que    sería:    la    apostasía    de    los    postreros    días.    (2 Tesalonicenses   2:3,   4.)   Forma   parte   de   su   política   asumir   el carácter   que   le   permita   realizar   mejor   sus   fines;   pero   bajo la    apariencia    variable    del    camaleón    oculta    el    mismo veneno   de   la   serpiente.   Declara:   "No   hay   que   guardar   la palabra      empeñada      con      herejes,      ni      con      personas sospechosas   de   herejía."   —   Lenfant,   Histoire   du   Concile   de Constance,   tomo   1,   pág.   493.   ¿Será   posible   que   este   poder cuya   historia   se   escribió   durante   mil   años   con   la   sangre   de los   santos,   sea   ahora   reconocido   como   parte   de   la   iglesia de Cristo?

The Great Controversy, pp. 580, 704

„Protestants   little   know   what   they   are   doing   when   they propose   to   accept   the   aid   of   Rome   in   the   work   of   Sunday exaltation.   While   they   are   bent   upon   the   accomplishment of   their   purpose,   Rome   is   aiming   to   re-establish   her   power, to   recover   her   lost   supremacy.   Let   history   testify   of   her artful   and   persistent   efforts   to   insinuate   herself   into   the affairs   of   nations;   and   having   gained   a   foothold,   to   further her    own    aims,    even    at    the    ruin    of    princes    and    people. Romanism   openly   puts   forth   the   claim   that   the   pope   „can pronounce   sentences   and   judgments   in   contradiction   to right     of     nations,     to     the     law     of     God     and     man.“      (The Decretalia.“) „PIUS   IX.   AND   THE   DECREE   OF   INFALLIBILITY.   -   From   Mr. Gladestone‘s    tract,    „The    Vatican    Decrees,“    we    condense the    following    brief    account    of    the    promulgation    of    the decree    of    infallibility    under    Pope    Pius    IX.:    The    Vatican Council     was     solemnly     opened,     amid     the     sound     of innumerable   bells   and   the   cannon   of   St.   Angelo,   December 8,   1869,   in   the   Basilica   of   the   Vatican.   At   the   fourth   public session,   July   18,   1870,   the   decree   of   papal   infallibility   was proclaimed.   This   decree   not   only   asserts   the   power   of   the Roman   pontiff   over   all   other   churches,   but   attributes   to him   „an   immediate    jurisdiction,   to   which   all   Catholics,   both pastors   and   people,   are   bound   to   submit   in   matters   not only    of    faith    and    morals,    but    even    of    discipline    and government.“   It   declares   that   the   pope,   when   speaking   „in his    official    capacity,    to    the    Christian    world    on    subjetcs relating    to    faith    and    morals,    is    infallible,“     and    that    his decisions are final and irreverable. This     crowning     act     of     papal     blasphemy     was     speedily followed   by   the   fall   of   the   pope‘s   temporal   sovereignty.   On the   second   of   September,   1870,   six   weeks   from   the   time when    the    decree    of    infallibility    was    proclaimed,    „the French   Empire,   which   had   been   the   main   support   of   the temporal   power   of   the   pope,   collapsed   with   the   surrender of   Napoleon   III.,   at   the   old   Huguenot   stronghold   of   Sedan, to    the    Protestant    King    William    of    Prussia;    and    on    the twentieth   of   September   the   Italian   troops,   in   the   name   of King    Victor    Emanuel,    took    possession    of    Rome,    as    the future   capital   of   united   Italy.“   From   the   day   when   Pius   IX. appeared       before       the       people       of       Rome,       at       the announcement   of   his   infallibility,   he   was   never   again   seen in   public.   Shorn   of   his   temporal   power,   and   disclaining   to own   himself   subject   to   the   national   authority,   the   proud pontiff   of   Rome   continued,   until   his   death,   in   1878,   a   self- constituted prisoner in the palace of the Vatican.“ Hebreos   7:11   „Pues   si   la   perfección   era   por   el   sacerdocio levítico    -    porque    bajo    él    recibió    el    pueblo    la    ley    -    ¿qué necesidad   había   aún   de   que   se   levantase   otro   sacerdote "según   el   orden   de   Melquisedec",   y   que   no   fuese   llamado "según   el   orden   de   Aarón"?   (12)   Pues   mudado/traspasado el      sacerdocio,      necesario      es      que      se      haga      también mudanza/traspasamiento   de   la   ley.   (13)   Porque   aquel   del cual   esto   se   dice,   de   otra   tribu   es,   de   la   cual   nadie   presidió el   altar.   (14)   Porque   manifiesto   es   que   el   SEñor   nuestro nació   de   la   tribu   de   Judá,   de   la   cual   nada   habló   Moisés tocante   al   sacerdocio.   (15)   Y   aún   más   manifiesto   es,   si   se levanta   otro   Sacerdote   que   sea   semejante   a   Melquisedec; (16)     el     cual     no     es     hecho     conforme     a     la     ley     del mandamiento   carnal,   sino   por   virtud   de   vida   indisoluble; (17)   porque   el   testimonio   es   de   esta   manera   (Sal.   110:4): »Que   tú   eres   sacerdote   para   siempre,   según   el   orden   de Melquisedec.«    (18)    El    mandamiento    precedente,    cierto queda    abolido    por    su    flaqueza    e    inutilidad;    (19)    porque nada   perfeccionó   la   ley,   sino   la   introducción   de   una   mejor esperanza,   por   la   cual   nos   acercamos   a   YAHWEH.   (20)   Y tanto   más   en   cuanto   no   es   (fué)   sin   juramento,   (21)   Porque los     otros     ciertamente     sin     juramento     fueron     hechos sacerdotes;   mas   éste,   con   juramento   por   el   que   le   dijo   (Sal. 110:4):    "Juró    YAHWEH,    y    no    se    arrepentirá,    que    tú    eres sacerdote   para   siempre   según   el   orden   de   Melquisedec". (22)    Tanto    de    mejor    testamento    es    hecho    prometedor (fiador)    Yahshua.    (23)    Y    los    otros    cierto    fueron    muchos sacerdotes      en      cuanto      por      la      muerte      no      podían permanecer.    (24)    Mas    éste,    por    cuanto    permanece    para siempre,     tiene     el     sacerdocio     inmutable/intransferible; (25)   Por   lo   cual   puede   también   salvar   eternamente   a   los que   por   él   se   allegan   a   YAHWEH,   viviendo   siempre   para rogar    por    ellos.    (26)    Porque    tal    sumo    sacerdote    nos convenía   tener:   Santo,   inocente,   limpio,   apartado   de   los pecadores,   y   hecho   más   sublime   que   los   cielos.   (27)   Que   no tiene   necesidad   cada   día,   como   los   otros   sacerdotes,   de ofrecer   sacrificios   primero   por   sus   pecados,   y   luego   por   los del   pueblo,   porque   esto   lo   hizo   una   vez   ofreciéndose   a   mismo.   (28)   Porque   la   ley   constituye   sacerdotes   a   hombres flacos/débiles;   mas   la   palabra   del   juramento   después   de   la ley, al Hijo, hecho eternalmente y perfecto. Hebreos   8:1   Así   que,   la   suma   acerca   de   lo   dicho   es:   Que tenemos   tal   sumo   sacerdote   {=   Yahshua}   que   se   asentó   a la     diestra     del     trono     de     la     Majestad     en     los     cielos; (2)      ministro      del      santuario,      y      de      aquel      verdadero tabernáculo que YAHWEH asentó, y no (el)  hombre.“
Dr. Martin Luther BIBLE

La Iglesia Católica

Romana

El Conflicto de los Siglos, E. G. White,

págs. 574, 575

„La   teoría   según   la   cual   nada   importa   lo   que   los hombres   creen,   es   uno   de   los   engaños   que   más éxito   da   a   Satanás.   Bien   sabe   él   que   la   verdad recibida   con   amor   santifica   el   alma   del   que   la recibe;   de   aquí   que   trate   siempre   de   substituirla con     falsas     teorías,     con     fábulas     y     con     otro evangelio.   Desde   un   principio   los   siervos   de   Dios han   luchado   contra   los   falsos   maestros,   no   sólo porque     eran     hombres     viciosos,     sino     porque inculcaban    errores    fatales    para    el    alma.    Elías, Jeremías      y      Pablo      se      opusieron      firme      y valientemente   a   los   que   estaban   apartando   a   los hombres   de   la   Palabra   de   Dios.   Ese   género   de liberalidad   que   mira   como   cosa   de   poca   monta una    fe    religiosa    clara    y    correcta,    no    encontró aceptación,   entre   aquellos   santos   defensores   de la    verdad.    Las    interpretaciones    vagas    y    de    las Santas   Escrituras,   así   como   las   muchas   teorías contradictorias   respecto   a   la   fe   religiosa,   que   se advierten    en    el    mundo    cristiano,    son    obra    de nuestro     gran     adversario,     que     trata     así     de confundir   las   mentes   de   suerte   que   no   puedan descubrir la verdad. Con    el    fin    de    sostener    doctrinas    erróneas    o prácticas     anticristianas,     hay     quienes     toman, pasajes    de    la    Sagrada    Escritura    aislados    del contexto,   no   citan   tal   vez   más   que   la   mitad   de un    versículo    para    probar    su    idea,    y    dejan    la segunda   mitad   que   quizá   hubiese   probado   todo lo    contrario.    Con    la    astucia    de    la    serpiente    se encastillan      tras      declaraciones      sin      ilación, entretejidas     de     manera     que     favorezcan     sus deseos    carnales.    Es    así    como    gran    número    de personas   pervierten   con   propósito   deliberado   la Palabra      de      Dios.      Otros,      dotados      de      viva imaginación,    toman    figuras    y    símbolos    de    las Sagradas   Escrituras   y   los   interpretan   según   su capricho,   sin   parar   mientes   en   que   la   Escritura declara     ser     su     propio     intérprete;     y     luego presentan   sus   extravagancias   como   enseñanzas de   la   Biblia.   Siempre   que   uno   se   da   al   estudio   de las   Escrituras   sin   estar   animado   de   un   espíritu de    oración    y    humildad,    susceptible    de    recibir enseñanza,    los    pasajes    más    claros    y    sencillos, como    los    más    difíciles,    serán    desviados    de    su verdadero      sentido.      Los      dirigentes      papales escogen    en    las    Sagradas    Escrituras    los    pasajes que     mejor     convienen     a     sus     propósitos,     los interpretan   a   su   modo   y   los   presentan   luego   al pueblo    a    quien    rehusan    al    mismo    tiempo    el privilegio   de   estudiar   la   Biblia   y   de   entender   por sí    mismos    sus    santas    verdades.    Toda    la    Biblia debería    serle    dada    al    pueblo    tal    cual    es.    Más valiera   que   éste   no   tuviese   ninguna   instrucción religiosa   antes   que   recibir   las   enseñanzas   de   las Santas                   Escrituras                   groseramente desnaturalizadas.“

El Conflicto de los Siglos, págs. 625-627

„La   iglesia   católica   romana,   al   unir   las   formas del    paganismo    con    las    del    cristianismo,    y    al presentar   el   carácter   de   Dios   bajo   falsos   colores, como    lo    presentaba    el    paganismo,    recurrió    a prácticas      no      menos      crueles,      horrorosas      y repugnantes.     En     tiempo     de     la     supremacía romana,    había    instrumentos    de    tortura    para obligar   a   los   hombres   a   aceptar   sus   doctrinas. Existía   la   hoguera   para   los   que   no   querían   hacer concesiones    a    sus    exigencias.    Hubo    horribles matanzas     de     tal     magnitud     que     nunca     será conocida   hasta   que   sea   manifestada   en   el   día   del juicio.   Dignatarios   de   la   iglesia,   dirigidos   por   su maestro   Satanás,   se   afanaban   por   idear   nuevos refinamientos   de   tortura   que   hicieran   padecer   lo indecible    sin    poner    término    a    la    vida    de    la víctima.   En   muchos   casos   el   proceso   infernal   se repetía      hasta      los      límites      extremos      de      la resistencia       humana,       de       manera       que       la naturaleza      quedaba      rendida      y      la      víctima suspiraba por la muerte como por dulce alivio. Si   deseamos   comprender   la   resuelta   crueldad   de Satanás,   manifestada   en   el   curso   de   los   siglos, no   entre   los   que   jamás   oyeron   hablar   de   Dios, sino   en   el   corazón   mismo   de   la   cristiandad   y   por toda   su   extensión,   no   tenemos   más   que   echar una    mirada    en    la    historia    del    romanismo.    Por medio   de   ese   gigantesco   sistema   de   engaño,   el príncipe      del      mal      consigue      su      objeto      de deshonrar     a     Dios     y     de     hacer     al     hombre miserable.   Y   si   consideramos   lo   bien   que   logra enmascararse   y   hacer   su   obra   por   medio   de   los jefes   de   la   iglesia,   nos   daremos   mejor   cuenta   del motivo   de   su   antipatía   por   la   Biblia.   Siempre   que sea   leído   este   libro,   la   misericordia   y   el   amor   de Dios   saltarán   a   la   vista,   y   se   echará   de   ver   que Dios     no     impone     a     los     hombres     ninguna     de aquellas   pesadas   cargas.   Todo   lo   que   él   pide   es un    corazón    contrito    y    un    espíritu    humilde    y obediente. Cristo    no    dio    en    su    vida    ningún    ejemplo    que autorice   a   los   hombres   y   mujeres   a   encerrarse en   monasterios   so   pretexto   de   prepararse   para el   cielo.   Jamás   enseñó   que   debían   mutilarse   los sentimientos   de   amor   y   simpatía.   El   corazón   del Salvador    rebosaba    de    amor.    Cuanto    más    se acerca   el   hombre   a   la   perfección   moral,   tanto más   delicada   es   su   sensibilidad,   tanto   más   vivo su   sentimiento   del   pecado   y   tanto   más   profunda su   simpatía   por   los   afligidos.   El   papa   dice   ser   el vicario    de    Cristo;    ¿pero    puede    compararse    su carácter    con    el    de    nuestro    Salvador?    ¿Vióse jamás   a   Cristo   condenar   hombres   a   la   cárcel   o   al tormento      porque      se      negaran      a      rendirle homenaje   como   Rey   del   cielo?   ¿Acaso   se   le   oyó condenar   a   muerte   a   los   que   no   le   aceptaban? Cuando   fue   menospreciado   por   los   habitantes   de un   pueblo   samaritano,   el   apóstol   Juan   se   llenó de     indignación     y     dijo:     "Señor,     ¿quieres     que mandemos   que   descienda   fuego   del   cielo,   y   los consuma,    como    hizo    Elías?"    Jesús    miró    a    su discípulo   con   compasión   y   le   reprendió   por   su aspereza,    diciendo:    "El    Hijo    del    hombre    no    ha venido    para    perder    las    almas    de    los    hombres, sino   para   salvarlas."   (S.   Lucas   9:   54,   56.)   ¡Cuán diferente    del    de    su    pretendido    vicario    es    el espíritu manifestado por Cristo!“

El Conflicto de los Siglos, págs. 627, 628

„La     iglesia     católica     le     pone     actualmente     al mundo   una   cara   apacible,   y   presenta   disculpas por     sus     horribles     crueldades.     Se     ha     puesto vestiduras   como   las   de   Cristo;   pero   en   realidad no   ha   cambiado.   Todos   los   principios   formulados por   el   papismo   en   edades   pasadas   subsisten   en nuestros   días.   Las   doctrinas   inventadas   en   los siglos   más   tenebrosos   siguen   profesándose   aún. Nadie   se   engañe.   El   papado   que   los   protestantes están    ahora    tan    dispuestos    a    honrar,    es    el mismo   que   gobernaba   al   mundo   en   tiempos   de la   Reforma,   cuando   se   levantaron   hombres   de Dios   con   peligro   de   sus   vidas   para   denunciar   la iniquidad     de     él.     El     romanismo     sostiene     las mismas    orgullosas    pretensiones    con    que    supo dominar   sobre   reyes   y   príncipes   y   arrogarse   las prerrogativas    de    Dios.    Su    espíritu    no    es    hoy menos   cruel   ni   despótico   que   cuando   destruía   la libertad    humana    y    mataba    a    los    santos    del Altísimo.    El    papado    es    precisamente    lo    que    la profecía    declaró    que    sería:    la    apostasía    de    los postreros   días.   (2   Tesalonicenses   2:3,   4.)   Forma parte    de    su    política    asumir    el    carácter    que    le permita    realizar    mejor    sus    fines;    pero    bajo    la apariencia     variable     del     camaleón     oculta     el mismo   veneno   de   la   serpiente.   Declara:   "No   hay que   guardar   la   palabra   empeñada   con   herejes,   ni con      personas      sospechosas      de      herejía."      Lenfant,   Histoire   du   Concile   de   Constance,   tomo 1,   pág.   493.   ¿Será   posible   que   este   poder   cuya historia    se    escribió    durante    mil    años    con    la sangre   de   los   santos,   sea   ahora   reconocido   como parte de la iglesia de Cristo?

The Great Controversy, pp. 580, 704

„Protestants    little    know    what    they    are    doing when   they   propose   to   accept   the   aid   of   Rome   in the   work   of   Sunday   exaltation.   While   they   are bent   upon   the   accomplishment   of   their   purpose, Rome    is    aiming    to    re-establish    her    power,    to recover   her   lost   supremacy.   Let   history   testify   of her    artful    and    persistent    efforts    to    insinuate herself    into    the    affairs    of    nations;    and    having gained   a   foothold,   to   further   her   own   aims,   even at    the    ruin    of    princes    and    people.    Romanism openly   puts   forth   the   claim   that   the   pope   „can pronounce       sentences       and       judgments       in contradiction   to   right   of   nations,   to   the   law   of   God and man.“  (The Decretalia.“) „PIUS    IX.    AND    THE    DECREE    OF    INFALLIBILITY.    - From     Mr.     Gladestone‘s     tract,     „The     Vatican Decrees,“     we     condense     the     following     brief account    of    the    promulgation    of    the    decree    of infallibility    under    Pope    Pius    IX.:    The    Vatican Council   was   solemnly   opened,   amid   the   sound   of innumerable   bells   and   the   cannon   of   St.   Angelo, December   8,   1869,   in   the   Basilica   of   the   Vatican. At   the   fourth   public   session,   July   18,   1870,   the decree   of   papal   infallibility   was   proclaimed.   This decree   not   only   asserts   the   power   of   the   Roman pontiff   over   all   other   churches,   but   attributes   to him    „an    immediate     jurisdiction,    to    which    all Catholics,   both   pastors   and   people,   are   bound   to submit   in   matters   not   only   of   faith   and   morals, but     even     of     discipline     and     government.“     It declares   that   the   pope,   when   speaking   „in   his official     capacity,     to     the     Christian     world     on subjetcs      relating      to      faith      and      morals,      is infallible,“     and    that    his    decisions    are    final    and irreverable. This     crowning     act     of     papal     blasphemy     was speedily     followed     by     the     fall     of     the     pope‘s temporal      sovereignty.      On      the      second      of September,   1870,   six   weeks   from   the   time   when the   decree   of   infallibility   was   proclaimed,   „the French     Empire,     which     had     been     the     main support    of    the    temporal    power    of    the    pope, collapsed   with   the   surrender   of   Napoleon   III.,   at the    old    Huguenot    stronghold    of    Sedan,    to    the Protestant   King   William   of   Prussia;   and   on   the twentieth   of   September   the   Italian   troops,   in   the name   of   King   Victor   Emanuel,   took   possession   of Rome,   as   the   future   capital   of   united   Italy.“   From the    day    when    Pius    IX.    appeared    before    the people    of    Rome,    at    the    announcement    of    his infallibility,   he   was   never   again   seen   in   public. Shorn   of   his   temporal   power,   and   disclaining   to own   himself   subject   to   the   national   authority, the   proud   pontiff   of   Rome   continued,   until   his death,   in   1878,   a   self-constituted   prisoner   in   the palace of the Vatican.“ Hebreos    7:11    „Pues    si    la    perfección    era    por    el sacerdocio    levítico    -    porque    bajo    él    recibió    el pueblo   la   ley   -   ¿qué   necesidad   había   aún   de   que se   levantase   otro   sacerdote   "según   el   orden   de Melquisedec",   y   que   no   fuese   llamado   "según   el orden   de   Aarón"?   (12)   Pues   mudado/traspasado el   sacerdocio,   necesario   es   que   se   haga   también mudanza/traspasamiento   de   la   ley.   (13)   Porque aquel   del   cual   esto   se   dice,   de   otra   tribu   es,   de   la cual      nadie      presidió      el      altar.      (14)      Porque manifiesto   es   que   el   SEñor   nuestro   nació   de   la tribu    de    Judá,    de    la    cual    nada    habló    Moisés tocante   al   sacerdocio.   (15)   Y   aún   más   manifiesto es,     si     se     levanta     otro     Sacerdote     que     sea semejante                         a                         Melquisedec; (16)   el   cual   no   es   hecho   conforme   a   la   ley   del mandamiento    carnal,    sino    por    virtud    de    vida i        n        d        i        s        o        l        u        b        l        e        ; (17)   porque   el   testimonio   es   de   esta   manera   (Sal. 110:4):    »Que    tú    eres    sacerdote    para    siempre, según      el      orden      de      Melquisedec.«      (18)      El mandamiento   precedente,   cierto   queda   abolido por    su    flaqueza    e    inutilidad;    (19)    porque    nada perfeccionó   la   ley,   sino   la   introducción   de   una mejor    esperanza,    por    la    cual    nos    acercamos    a YAHWEH.   (20)   Y   tanto   más   en   cuanto   no   es   (fué) sin   juramento,   (21)   Porque   los   otros   ciertamente sin    juramento    fueron    hechos    sacerdotes;    mas éste,   con   juramento   por   el   que   le   dijo   (Sal.   110:4): "Juró   YAHWEH,   y   no   se   arrepentirá,   que   tú   eres sacerdote     para     siempre     según     el     orden     de M       e       l       q       u       i       s       e       d       e       c       "       . (22)     Tanto     de     mejor     testamento     es     hecho prometedor    (fiador)    Yahshua.    (23)    Y    los    otros cierto   fueron   muchos   sacerdotes   en   cuanto   por la   muerte   no   podían   permanecer.   (24)   Mas   éste, por    cuanto    permanece    para    siempre,    tiene    el sacerdocio                          inmutable/intransferible; (25)      Por      lo      cual      puede      también      salvar eternamente    a    los    que    por    él    se    allegan    a YAHWEH,   viviendo   siempre   para   rogar   por   ellos. (26)    Porque    tal    sumo    sacerdote    nos    convenía tener:   Santo,   inocente,   limpio,   apartado   de   los pecadores,   y   hecho   más   sublime   que   los   cielos. (27)   Que   no   tiene   necesidad   cada   día,   como   los otros   sacerdotes,   de   ofrecer   sacrificios   primero por    sus    pecados,    y    luego    por    los    del    pueblo, porque    esto    lo    hizo    una    vez    ofreciéndose    a    mismo.   (28)   Porque   la   ley   constituye   sacerdotes a    hombres    flacos/débiles;    mas    la    palabra    del juramento    después    de    la    ley,    al    Hijo,    hecho eternalmente y perfecto. Hebreos   8:1   Así   que,   la   suma   acerca   de   lo   dicho es:   Que   tenemos   tal   sumo   sacerdote   {=   Yahshua} que    se    asentó    a    la    diestra    del    trono    de    la Majestad                   en                   los                   cielos; (2)   ministro   del   santuario,   y   de   aquel   verdadero tabernáculo     que     YAHWEH     asentó,     y     no     (el)   hombre.“
© DrMartinLuther.info by John Biermanski, Germany 2020  - DATENSCHUTZERKLÄRUNG - IMPRESSUM - old webside: www.sabbat.biz